Resequedad en los ojos

resequedad en los ojos

¿Sufres de resequedad en los ojos? Esto puede ser debido a una condición llamada síndrome de ojo seco.

El ojo depende de la presencia de una película lagrimal para proporcionar humedad y lubricación constantes para mantener la visión y la comodidad. En cada parpadeo, las lágrimas se extienden a través de la superficie frontal del ojo (córnea). Las lágrimas proporcionan lubricación, reducen el riesgo de infección en los ojos, eliminan las materias extrañas del ojo y mantienen la superficie de los ojos lisa y clara.

Las lágrimas son una combinación de:

  • Agua (humedad).
  • Aceites (lubricación y para evitar la evaporación del líquido lagrimal).
  • Moco (esparcir lágrimas en la superficie del ojo).
  • Anticuerpos y proteínas especiales (resistencia a la infección).

Estos componentes son secretados por glándulas ubicadas alrededor del ojo.

Cuando hay un desequilibrio o deficiencia en este sistema de lágrimas, o cuando las lágrimas se evaporan demasiado rápido, una persona puede sufrir de resequedad en los ojos.

El desarrollo resequedad en los ojos puede tener muchas causas, como la edad, el sexo, los medicamentos, las condiciones médicas, las condiciones ambientales y más. Es más común en personas con trastornos del tejido conectivo, en blefaritis y usuarios de lentes de contacto.

¿Qué es el síndrome de ojo seque causante de resequedad en los ojos?

El síndrome del ojo seco es una condición en la que no hay lágrimas suficientes para lubricar y nutrir el ojo. Las lágrimas son necesarias para mantener la salud de la superficie frontal del ojo y para proporcionar una visión clara. Las personas con resequedad en los ojos no producen suficientes lágrimas o tienen una mala calidad de las mismas. Esto puede llevar a que los ojos se sequen y se inflamen. La resequedad en los ojos es un problema común y a menudo crónico, particularmente en adultos mayores.

Síntomas de síndrome de ojos secos

Algunos síntomas, además de la resequedad en los ojos, incluyen:

  • Ardor.
  • Sensación arenosa o de cuerpo extraño.
  • Comezón.
  • Enrojecimiento de ojos.
  • Sensibilidad a la luz.
  • Desgarro.
  • Ojos cansados.
  • Visión borrosa.
  • Párpados rojos hinchados.
  • Dolor de ojos.

A veces, una persona con resequedad de los ojos, tendrá un exceso de lágrimas por lo que puede parecer confuso. Esto sucede cuando el ojo no está recibiendo suficiente lubricación. El ojo envía una señal a través del sistema nervioso para más lubricación. En respuesta, el ojo desarrolla lágrimas de emergencia.

Sin embargo, estas lágrimas son en su mayoría agua y no tienen las cualidades lubricantes o la rica composición de lágrimas normales. Eliminarán la suciedad del ojo, pero no cubrirán la superficie del ojo correctamente.

Los síntomas a menudo pueden empeoran al final del día o después de enfocarse visualmente durante un período prolongado de tiempo en una tarea como una pantalla de computadora. Si no se trata, la resequedad en los ojos, puede convertirse en una enfermedad progresiva y puede ocasionar problemas más graves, como problemas de visión y un mayor riesgo de infección ocular.

Diagnóstico

Se comprueban los signos y síntomas utilizando varias pruebas rápidas e indoloras para medir la claridad visual, la producción de lágrimas, la osmolaridad lagrimal, la función lagrimal, la sequedad de la superficie ocular y el daño a la córnea o conjuntiva (la membrana que recubre los párpados) junto con un cuestionario de síntomas. Estas pruebas permitirán determinar la gravedad de la resequedad en los ojos y determinar la opción de tratamiento adecuada y personalizada.

Tratamiento para la resequedad en los ojos

Estos son algunos tratamientos comunes para ojos secos:

  • Gotas oftálmicas. Estas se administran en cada ojo para tratar la inflamación subyacente en las glándulas lagrimales, por lo que producen más lágrimas y lágrimas de mejor calidad.
  • Lágrimas artificiales y ungüentos. El uso de lágrimas artificiales es un tratamiento calmante que ayuda a los síntomas durante unos minutos pero no trata la causa subyacente de la resequedad de los ojos.
  • Oclusión temporal punteada. A veces es necesario cerrar los conductos que drenan las lágrimas del ojo. Esto se hace mediante un procedimiento indoloro en el que se inserta un tapón en el conducto lagrimal del párpado inferior. El tapón se disolverá rápidamente. Este es un procedimiento temporal, realizado para determinar si los tapones permanentes ayudarán a reducir los síntomas y los signos.
  • Oclusión punteral permanente. Si el taponamiento temporal de los conductos lagrimales funciona bien o se piensa que el taponamiento es importante para la salud del ojo, entonces se pueden usar tapones de silicona. Los tapones permanentes mantendrán las lágrimas alrededor de los ojos, siempre y cuando estén en su lugar. Ellos pueden ser eliminados. En raras ocasiones, los tapones pueden salir solos o moverse por los conductos lagrimales. Muchos pacientes encuentran que los tapones mejoran la comodidad y reducen la necesidad de lágrimas artificiales.
  • Cirugía. Si es necesario, los conductos que drenan las lágrimas dentro de la nariz se pueden cerrar permanentemente para permitir que más lágrimas permanezcan alrededor del ojo. Esto se hace con anestesia local en forma ambulatoria.

En algunos casos, la resequedad en los ojos es causada por otra enfermedad o afección, como la artritis reumatoide o el lupus eritematoso sistémico. Si este es el caso, la enfermedad sistémica también debe tratarse para aliviar los ojos secos.

¿Debo de acudir al médico si sufro de sequedad en los ojos?

Planifique una visita el médico, si:

  • Los síntomas no desaparecen.
  • El tratamiento casero no ayuda.

El médico puede determinar qué está causando el ojo seco, y asegurarse de que el problema no haya avanzado. El ojo seco avanzado puede dañar el frente de su ojo. Con el tiempo, también puede provocar úlceras, dolor en los ojos o cicatrices en la superficie de los ojos. Todos estos pueden afectar la visión .

Logo Eyeklinik